¿CÓMO RECONOCER UNA PIEDRA VERDADERA? ¿OLIVINA O CRISTAL?

Como saben, la primera distinción se hace por la temperatura, las piedras falsas son al tacto más calientes que las verdaderas. Las piedras naturales son pesadas, difíciles de tallar y tienen venaduras, éstas características están ausentes en las falsas. Además, la estructura representa otro signo distintivo: la piedra falsa no posee el mismo brillo de cristales de cuarzo o calcita en su estructura, elementos que son esenciales en las piedras naturales.

En resumen, la piedra real es:

-Más fría

-Más pesada

-Es más difícil de tallar

-Tiene imperfecciones

-Tiene venaduras

-Tiene cristales de cuarzo o calcita en su estructura 

En resumen, nosotros diseñadores reconocemos una piedra preciosa por imperfecciones y venas (usamos una lupa para observarlas). Pero incluso para los expertos a veces no es tan fácil, nuestro ojo entrenado ayuda y para las piedras consideradas preciosas como el diamante, el rubí, el zafiro, y la esmeralda se realizan pruebas específicas.

Una de las cosas más complicadas es reconocer las piedras semi preciosas tratadas, por ejemplo, la Amatista o el Ágata (piedras usadas en muchos de nuestros diseños), incluso si son verdaderas, se tratan con aceites particulares (proceso llamado infiltración) que las hacen más homogéneas y transparentes, mientras que las ceras y parafinas (proceso llamado impregnación) intensifican su color pero después de unos años puede que pierda parte de su brillo intensificado por el proceso.

También hay que tener en cuenta que la calidad de una piedra no depende de su origen, sino de su calidad, tenga cuidado si alguien quiere venderle "Olivina de Tenerife”, asegúrese de que sea efectivamente de Tenerife y además tenga en cuenta la propia piedra y sus características. Sólo depende de ella misma su calidad, y no de dónde venga.

Compartir este post

Related products

Real Olivina

Collar minimalista Olivina y acero

20,90 €